sábado, 4 de marzo de 2017

ROAD TRIP: VIAJE DE PIRADOS


Vamos a aclarar una cosa antes de seguir cometiendo el mismo error (grave) una y otra vez. La transexualidad y la homosexualidad son dos cosas distintas. Ser transexual significa que tu sexo biológico (el sexo con el que has nacido) no se corresponde con tu género psicológico. Es decir, una persona puede nacer con vagina y sentirse hombre, o con pene y sentirse mujer. En cambio, la homosexualidad es la atracción física y emocional hacia personas del mismo sexo. De esta forma, una persona transexual no tiene por qué tener una orientación homosexual, porque la orientación sexual es independiente del sentirse hombre o mujer. Así que, sí amigos y amigas, un transexual no necesariamente es homosexual. De hecho, lo más probable es que, por estadística pura, sea heterosexual. 

Lo digo porque me ha sorprendido mucho que en la orden de prohibición cautelar que el juez ha prescrito para que el autobús tránsfobo no pueda circular, haya puesto que la campaña sí puede suponer un menosprecio al colectivo transexual por no reconocerles su orientación sexual. Nooooo, joder, no; lo que fomenta es el odio hacia las personas que sienten que su sexo biológico no coincide con su género. Aggg, es bastante desalentador que una persona a la que se supone una vasta cultura y un elevado criterio moral no sepa diferenciar los dos conceptos. Pero bueno, he de decir que este señor juez se convirtió en mi héroe del día por librarnos durante algo de tiempo de aguantar ese despropósito con ruedas. 

No voy a comentar nada de los impresentables de Hazte Oír porque me duele el corazón al comprobar que existen personas tan ignorantes y perversas; el mero hecho de hablar de ellas, me hace daño. Sólo voy a decir que, en su ignorancia desmesurada, transmiten la idea de que la transexualidad es una ideología que se enseña, de tal forma que si caes en las manos equivocadas puedes acabar siendo transexual (en el fondo, sólo intentan protegernos del Maligno, benditos sean). Nada más lejos de la verdad; la transexualidad no es ni por asomo algo que tenga que ver con creencias o ideas y, por tanto, ni se puede enseñar a ser transexual ni, por ende, se puede aprender a serlo. Es indiscutiblemente un hecho científico y comprobado: hay personas que nacen con un sexo con el que no se identifican. Es simplemente una condición más de la naturaleza humana con la que se nace (repito) y que revela la diversidad de esa misma naturaleza. Y, por supuesto, no es en absoluto una enfermedad ni física ni psicológica, y menos aún algo malo. Lo dañino es hacer creer mediante mentiras que ser transexual es algo pernicioso. Y peor aún es ir contra los niños que desde que tienen uso de conciencia saben que su identidad de género no se corresponde con los genitales con los que han nacido. Decirle a un niño transexual que está equivocado o que lo que le pasa es algo malo, es intolerable. 

En fin, que hay cosas que me hacen llorar y me deprimen profundamente y esta es una de ellas. Y como decía una viñeta que vi el otro día en el diario (en la que salía representado el autobús y dos personas hablando entre ellas mientras lo miraban): “No sé si Dios existe, pero Satán, seguro que sí”. Buen fin de semana, si es que es posible. 

12 comentarios:

  1. Yo lo que no entiendo es que en estos casos no se aplique el código penal por delitos de odio.

    Esta gente son lo peor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, no sé bien por qué en unos casos sí lo hacen y en otros no, pero me parece bastante evidente que las intenciones de estas personas no son precisamente bondadosas. ¡Un saludo!

      Eliminar
  2. Sí, el mal existe, y parece que va en bus.
    El tema del autobús tránsfobo también ha dejado claro que hay gente que todavía no entiende la diferencia entre orientación sexual e identidad de género, y que muchas veces se confunde la homosexualidad con la transexualidad. Eso por no hablar de la diferencia entre transexual y transgénero...
    En fin, como dice Nosu, no entiendo porque no se aplica el código penal por delitos de odio en estos casos.
    La gente de Hazte oír cuando hablan escupen odio y resentimiento. Una vergüenza y una pena que todavía haya gente que piense así y se crea con el derecho de pisotear la vida de los demás.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No crees que ese odio y resentimiento denota que llevan en su interior una represión súper gorda? Mucha homofobia y transfobia interiorizada veo yo en esta gente. ¡Libérense, señores, que la vida son dos días! Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hay tantas cosas que a estas alturas aún no se tienen clara, que más de una vez siento vergüenza ajena.
    Muy buen tema el planteado, ¡un beso!

    ResponderEliminar
  4. Muy de acuerdo con todo; hay gente que como no sabe usar el tiempo para vivir su vida, debe dirigir la de los demás e imponerle su incomprensión. Satán existe, en la mente perturbada de muchos, por lo visto. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Esa especie de incapacidad para gestionar sus propias vidas puede ser lo que les incite a fastidiar al personal sin miramiento alguno. Un abrazo, Ángeles.

      Eliminar
  5. La ignorancia es muy mala consejera y estas personas lo han demostrado con ese autocar y con las declaraciones que han ido haciendo, ya la campaña solo busca la provocación.
    Me ha recordado ese dicho popular que se les aplica perfectamente a Dios rogando y con el mazo dando, lo peor es el dolor y odio que este tipo de acciones genera.

    Buena reflexión.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias Conxita! Desde luego que parece que esta gente le está cogiendo el gustillo a eso de dar con el mazo y tiene pinta que dentro de poco se convierta en algo literal, por lo radical de su actitud. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Hola DP. En este "autobus" común llamado Tierra no sobra nadie, excepto quienes quieren apoderarse de él y conducirlo de manera dictatorial y excluyente. Para este breve trayecto que es la vida, a mí me basta con el viejo lema republicano: "Libertad, Igualdad y Fraternidad".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¡Precioso lema, Loam! Ojalá lo tuviéramos un poquito más presente y nos sirviera de inspiración para liberarnos de tanta ignorancia. Otro abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar