miércoles, 26 de abril de 2017

PLACEBO VERSUS SR. SCROOGE

       


No quiero que os muráis de envidia, pero este sábado voy al concierto que Placebo da en Madrid para celebrar sus 20 años de vida artística (algunos me diréis: "a mí qué me importa; de envidia nada". Mejor para vosotros). Resulta que el otro día fue mi cumple y mis mejores amigos me regalaron las entradas; y, claro, yo me desbordé de amor, ya que, contra todo pronóstico dado mi historial de odio hacia los regalos (véase el post "El regalo ferpecto”), me encantó el detalle y por fin sentí que mis gustos habían sido reconocidos. 

En ese momento, mi entusiasmo era tal, que me levanté súbitamente y me puse a repartir besos y abrazos por doquier. Y cuál sería mi sorpresa cuando, al llegar a una de mis amigas, me dice con voz queda que ella no ha participado en el regalo. Yo me extraño un poco, pero a pesar de eso le doy también muchos besos y abrazos, y sigo con la ronda. En ese momento no le pregunté nada, ni tampoco después ya que me parecía bastante violento. Además, en el fondo yo ya sabía la respuesta: no había puesto dinero por racanería pura y dura. Luego, efectivamente, el resto de mis amigos, cabreados con ella, me lo confirmaron. 

La tía no participó en el regalo porque no se quería gastar el dinero que le hubiera tocado pagar por las entradas, ni más ni menos. Se puede pensar que esto se debe a que está pasando por algún apuro económico, pero no es el caso en absoluto. Tiene dinero y nunca ha sufrido dificultades económicas, sino más bien todo lo contrario. Además, os podéis imaginar que la cantidad que le tocaba pagar por las entradas era poco significativa. Lo que ocurre es que no se quiere gastar la pasta, y punto. No es la primera vez que pasa algo parecido. 

Yo la quiero muchísimo; siempre he tenido con ella una buenísima relación y es una persona muy importante para mí, sin embargo la tacañería es una cualidad suya adquirida que me desborda a lo Hulk, quizá porque me resulta incomprensible. Y, sí, me dolió bastante que no quisiera participar en mi regalo. Me pareció un detalle feísimo y muy deprimente; aunque más feo aún me resultó que no me dijera absolutamente nada. Además, si el dinero es el problema, podría haber pensado en una alternativa gratuita; hay miles de regalos que no cuestan ni un duro y que son incluso mejores que los que sí valen dinero. Pero nada, no le importó ni lo más mínimo, ni tan siquiera para darme alguna explicación. En fin, me cuesta asumir que para alguien pueda ser más importante el ahorrarse unos euros a tener un detalle con una persona querida, es algo que no me entra en la cabeza (¡a tomar viento la empatía de la niña de la mortadela!).

Supongo que debería contarle cómo me siento y no quedarme con esta sensación de malestar profundo, pero de momento no me sale. Tal vez más adelante, cuando La Masa deje de poseerme; quizá entonces podamos hablarlo con calma. Mientras tanto, intentaré consolarme este sábado dando votes y cantando las canciones de Placebo como si no hubiera mañana (aquí os dejo "Battle for the sun", para que se os pongan los pelillos como escarpias).


domingo, 16 de abril de 2017

LA NIÑA DE LA MORTADELA


Tendría unos 10 u 11 años cuando presencié una escena que me conmovió profundamente. Es uno de los recuerdos más intensos que tengo de una situación en la que empaticé completamente con el sufrimiento del otro. Estaba de vacaciones, pasando unos días en uno de los pueblos más famosos de la costa alicantina. Ahora lo odio, pero antes me encantaba. Allí viajaba todos los veranos con mi familia y solíamos pasar el mes de julio casi completo. Uno de esos días por la tarde, mientras paseábamos por las atestadas calles del pueblo, vi la siguiente escena: una niña, con un bocata de mortadela en la mano, estaba conteniendo el llanto, con la cabeza baja y la expresión más triste que había visto en mi vida hasta ese momento. La razón de que se encontrara en ese estado de ánimo: su padre, un hombre que me pareció relativamente joven (cosa sorprendente, porque con 10 años todo el mundo que supere los 20 ya te parece un anciano decrépito; no fue el caso), y que estaba delante de ella reprendiéndola con severidad. 

Desconozco la razón de la regañina ni si estaría o no justificada; pero me pareció especialmente cruel, y no por el contenido de la misma, del que no recuerdo nada y creo que ni siquiera lo pude oír bien. Tampoco fue por la novedad de la escena, pues ya había visto antes de ese momento a padres regañando a sus hijas. Creo que tuvo mucho más que ver con la interpretación que hice del lenguaje no verbal tanto del padre como de la hija. El de él me pareció agresivo y desproporcionado; el de ella, me transmitió, como ya he dicho antes, una sensación muy intensa de tristeza y malestar. Por un momento me convertí en la niña de la mortadela, porque pude sentir exactamente lo que estaba sintiendo ella. 

Se suele decir que, por culpa de nuestra subjetividad, nunca podemos llegar a saber lo que siente exactamente el otro; sólo podemos acceder a nuestras propias sensaciones y pensamientos, de tal forma que las emociones de las personas ajenas a nosotros, incluso esas personas en sí mismas, podrían ni siquiera existir. Es, en cierto modo, lo que en filosofía se denomina “solipsismo”. Pero creo que no es verdad; no sé cómo explicarlo y, de hecho, no puedo demostrarlo de ninguna forma, pero tengo la completa certeza de que, en ese momento, yo estaba sintiendo lo mismo que la niña de la mortadela. Su tristeza me traspasó, me inundó por completo; sentí con total intensidad todo su malestar. Y tan difícil me resulta ahora describirlo con palabras, como fácil fue sentirlo y reconocerlo. 

Para mí, la niña de la mortadela es la prueba evidente de que algunos seres humanos estamos conectados; no me atrevo a decir “todos”, porque es un tanto arriesgado. Además tengo experiencias de auténtica antipatía, pero sí me parece razonable pensar que hay algo que nos une en el sentir; nuestra capacidad de ponernos en el lugar del otro y de saber exactamente lo que le pasa. 



viernes, 7 de abril de 2017

OK COMPUTER


Hoy quería hacer un pequeño homenaje a un disco que este año, 2017, cumple veinte primaveras. Se trata de OK COMPUTER, del grupo Radiohead. Sin duda, uno de mis discos favoritos. He de confesar que no me gustó desde el principio. Me costaba entender algunas melodías, que no me entraban ni con calzador. Sin embargo, había algo indescriptible en ellas que me hipnotizaba y me alentaba a escucharlo una y otra vez. De esta forma, un día, sin más, se metió dentro de mí y llegó a ocupar un lugar irremplazable. 

De hecho, lo considero todo un clásico, y no por el tiempo que ha pasado desde que se editó, sino por su calidad extremadamente elevada, de tal forma que creo que perdurará sin degradarse a lo largo de los años gustando generación tras generación, cosa que lo convierte en un disco universal (esto, por supuesto, no quita que haya gente a la que no le guste en absoluto; para gustos están los colores, sobre todo en algo tan personal como es la música). 

A mí me parece que todas las canciones que contiene el disco son auténticos temazos y, si alguien me preguntara cuál es mi preferido, me pondría en un auténtico apuro. Aunque, es cierto que la canción "Let down and hanging around" me conquistó desde el primer instante (esta sí fue amor a primera vista) y, a pesar de que hayan pasado veinte años ya, me hace sentir cosas incomparables. Por eso, la incluyo al final, para que podáis disfrutarla. 

Si habéis escuchado este disco y tenéis claro cuál es vuestra canción, me encantaría saberlo. Y, si no, también sería genial conocer vuestra opinión sobre qué creéis que hace que un disco sea un buen disco y, por supuesto, saber cuáles son esos sin los cuales no concebís vuestra existencia.